.

Gracias a Pibella las pacientes recobran su dignidad


Mi nombre es Theresia Gerber. Soy responsable de sanidad en la empresa “Vitassist”. Tengo mucho trato con personas enfermas, mayores o discapacitadas. En ese trabajo la cuestión de hacer pipí es tema frecuente. Para los hombres no suele causar mayor problema, hay bolsas contenedoras prácticas para ellos. Pero para las mujeres eso es un asunto más complicado. Gracias a Pibella ahora existe un ayudo sumamente valioso para las mujeres. En mi profesión como cuidadora he hecho muy buenas experiencias con Pibella. Sobre todo con una señora que sufre de espasmos fuertes. Ella puede mover de forma normal sólo la cabeza. Con Pibella puede orinar sin mayor esfuerzo. Para mí como cuidadora me resulta fácil colocar Pibella de forma correcta y las respeustas de mi paciente son todas positivas. Para ella Pibella es un gran alivio. No le duele ni le causa sensaciones desagradables. El hecho de que Pibella es reutilizable también es un aspecto muy positivo. La sábana queda absolutamente limpia. Un urinario tradicional no se puede aplicar con una paciente espástica. Antes de tener Pibella esa pacienta tenía que llevar pañales o tenía que ser llevada al váter con ayuda de otros, lo que era muy incómodo para ella y además causaba dolor. Por eso somos muy agradecidas que existe Pibella Comfort. Ya que las pacientas ya no tienen que mear en pañales. Aunque las pañales sean de buena calidad es muy discriminante tener que orinar en ellas. Gracias a Pibella las pacientas recobran su dignidad. Además es formidable que Pibella también puede ser utilizado de forma independente sin ayudo del personal sanitario.
Personalmente siempre llevo Pibella conmigo. Lo recomiendo a todas las mujeres.
Saludos cordiales
Theresia Gerber, Vitassist, Suiza